Respuestas Esenciales ¿Por qué las compañías farmacéuticas no venden aceites?

green plant

El motivo principal por el cual las compañías farmacéuticas no producen ni venden aceites esenciales es porqué no pueden patentarlos para crear un monopolio rentable. Cualquiera que posea los conocimientos y los medios para invertir puede cultivar plantas aromáticas y extraer sus aceites mediante un proceso de destilación.

Algunas compañías intentan producir versiones sintéticas de los aceites esenciales fabricando los componentes principales de la lavanda, por ejemplo, para luego combinarlos con el fin de obtener una lavanda falsa. El problema es que si bien dichos aceites pueden tener una fragancia agradable para lociones de afeitado, desodorantes o champús, estas  no poseen propiedades curativas. Únicamente un aceite 100% natural, hecho por Dios, posee dichos atributos.

Por lo tanto, otro motivo por el que las compañías farmacéuticas no venden aceites terapéuticos es que la única manera de producirlos es dejando que la naturaleza los haga. Cuando la naturaleza hace las cosas, nunca las hace dos veces de la misma manera.

Los aceites esenciales son como los buenos vinos. Por más que se coseche de los mismos campos, el cultivo de cada año es diferente, pues no hay dos años en que las condiciones de luz solar, temperatura, viento y lluvia sean exactamente las mismas. Y por supuesto, los aceites cultivados en diferentes campos, en diferentes países, climas y continentes, pueden variar mucho a pesar de que todos sean de la misma especie de planta.

Con un producto cuya química nunca es exactamente la misma las compañías farmacéuticas no pueden lograr la potencia homogénea que sustenta su reputación. Un médico que utiliza el producto tampoco puede saber si es el suministro de aceite de olíbano o de albahaca de ese mes igual al del mes pasado. De hecho, tampoco puede estar seguro de que será el mismo. Además, los estudios controlados que son posibles con medicinas manufacturadas, no pueden efectuarse con aceites naturales porque nunca se cuenta con el mismo material para someter a los paciente a pruebas.

La debilidad de los medicamentos es la fortaleza de los aceites.

La interminable e impredecible variación en la composición de una especie determinada de aceite, considerada tan desventajosa e indeseable por farmacéuticos y médicos, es de hecho una de las cualidades más deseables y ventajosas de los aceites esenciales. Debido a su variabilidad e imprevisibilidad, las bacterias nunca pueden preveer de que manera resistirse a un aceite esencial. Por lo tanto, nunca pueden volverse resistentes a los aceites esenciales. Los aceites que resultaban eficaces para combatir las bacterias en Egipto e Israel miles de años atrás, son igualmente eficaces en la actualidad. Su eficacia nunca disminuirá, ni siquiera en miles de años.

Young-Living-Essential-Oils-Grapefruit-Lemon-Orange-Tangerine

Fuente: David Stewart, Ph. D. “Aceites Curativos de la Biblia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s