Transformación: Ritual de Sanacion con nuestros padres.

image

¿Cómo es la relación con tu padre, con tu madre? ¿Distante? ¿Con reproches? ¿Equilibrada? ¿Poco libre? ¿Dependiente? ¿Te has planteado alguna vez como te relacionas con ellos?

Creo que la huella que dejan nuestros padres en nuestra personalidad, así como los patrones de comportamiento que nos fijan sin darnos cuenta desde pequeños, es tan trascendente para nuestras vidas que conviene hacer un trabajo de indagación profunda para darnos cuenta de esas cargas, que todos absolutamente llevamos, entenderlas y poder redimirlas.

Es increíble cómo el uso de los aceites esenciales también está trayendo sanacion a la relación con mis padres. No es algo que haya empezado a trabajar ahora,  aceptar, perdonar, honrar y liberar todo ese dolor es un largo camino. Se necesita un trabajo constante de cultivar el amor profundo y mostrarlo abiertamente. Como hija solo puedo dar ejemplo y mostrar mi respeto, admiración y amor. Sin ellos no sería quien soy. Y les muestro mi agradecimiento ungiendo sus pies con estas esencias mientras lanzo mi oración interna para que la inteligencia de la naturaleza, el verbo de Dios, penetre en su Ser y les traiga justo lo que necesitan para aliviar su dolor.  Y funciona! El aceite esencial que utilice puede variar dependiendo del momento. Mi madre se queda como nueva con la mezcla Panaway, pues sufre de fibromialgia, y a mi padre, recuperándose de un Cancer, le pongo Frankincense  darle fortaleza interior y aumentar su conexión espiritual.

Ayer, día del padre, tuve mi momento de toma  de conciencia sobre nuestra relación y sentí como se estaban sanando muchos de los aspectos dolorosos que me impedían avanzar en mi propósito de vida. Entendi que ello se debe a que estoy sanando la relación con mis padres desde la rendición al amor profundo.

Me parece un buen momento para compartir un ritual de sanacion con tus padres, un rito de reconciliación que nos puede venir muy bien a todas aquellas personas que nos esforzamos por vivir una vida más consciente. Este ritual supuso para mí la preparación para este proyecto, sintiendo que desde el perdón me abrí a recibir la abundancia del universo.

Porque el principio de la prosperidad, como defiende Bert Hellinger desde el paradigma fenómenologico de los órdenes del amor, es hacer las paces con la fuente. Para ser feliz debes honrar a tu padre y a tu madre. Al reconciliarte con tus padres recuperas tu libertad.

Mi formación como facilitadora de Embarazo Consciente y Yoga Doula supuso para mí una auténtica revolución. Entendi que me encontraba en una especie de enfado silencioso con mis padres. Las enseñanzas de Kundalini Yoga a cerca de la paternidad consciente me llevaron a  reconstruir el mapa de mi vida, donde hice conscientes y entendí muchas cosas del sistema familiar que hasta aquel momento había mantenido ocultos o no había querido ver.

Para mí fue como si de repente alguien encendiera la luz y pudiera ver sobre la mesa los mecanismos de funcionamiento que estaban moviendo los hilos de mi vida adulta y  de mi familia.

Asi que el ejercicio de honrar a mi padre y a mí madre no llegó en el mejor momento. Sentí más urgencia en salvar la relación con mi marido y replantearme unos nuevos valores y filosofía familiar para la crianza de nuestras hijas, que hacer las paces con mis padres. Pero después  de la rabia y la búsqueda absurda de culpables llego la auténtica comprensión.

Entendí que si firmaba la paz con ellos, obtendría la paz interna, pues de lo contrario viviría en una guerra sin fin, que en realidad era una guerra en mi interior.

Creo fervientemente que las cosas siempre llegan en el momento justo en que las necesitas. Y así fue como llegó a mi muro de Facebook un post con el “Ritual para Sanar la Relacion con los Padres”. Lo compartía una paciente directa de Laura Gutman que se ha convertido en gran difusora de su Terapia de Construcción de la Biogracia Humana. Sentí que debía hacer este ritual de sanción  con mis padres y ahora puedo decir que realmente supuso para mí un antes y un después, liberando parte de mi sombra.

Este ritual puede cambiar tu forma de entender y de relacionarte con tu vida, no sólo con tus padres, con tu pareja, con tus hijos, con los demás. No te dejará indiferente. Te animo a que lo pruebes:

Debes hacer tres cosas:

(1) La carta.

Escribe 2 cartas independientes. Una a tu madre y otra a tu padre. En ellas debes plasmar:
– Todo lo que necesitabas y no obtuviste
– Todo lo que querías decirles y no te atrevías
– Todo lo que deseabas cambiar y no podías
– Todo lo que no soportabas
– Todos los temas pendientes

Se trata de escribir una carta para cada uno de ellos en las que te des permiso para abrir la compuerta de frustraciones y cosas reprimidas de tu interior.

Hazlo con entrega. Con sinceridad, sin engañarte, sin miedo. No te calles nada. No importa si aparecen cosas feas, o insultos, o rabia o tristeza…

Si no expresas lo negativo, se enquista dentro de ti.

No hay prisa por acabarlas, puedes dedicar varios días a esta tarea si lo necesitas.

Algo que debes tener muy claro en este ritual, es que estas cartas son privadas, solo tuyas. Nadie debe leerlas, por ningún motivo, ni mucho menos tus padres.

(2) Quema las cartas:

Junta ambas cartas y quémalas en algún recipiente donde puedas conservar las cenizas.

Después pon las cenizas en una bolsa.

(3) Ejercicio de visualización

Busca un lugar de la naturaleza hermoso, que te guste especialmente, donde puedas realizar unos minutos de meditación.

image
Cuando toda tu atención esté centrada en tu respiración haz esto:

  • Visualiza a tu madre, convertida en una niña de dos o tres años que llega a este lugar tan bello. Es una niña muy pequeña, es inocente y está indefensa. Habla con ella, pregúntale cómo es su infancia, cómo la cuidan, qué miedos tiene, qué necesita… Date cuenta de que ella también es una niña indefensa y que ha sido víctima de su entorno. Cuando puedas verla con ternura, dale un beso y déjala marchar.
  • Visualiza ahora que llega tu padre, convertido en el niño de dos o tres años que fue. Míralo perdido e indefenso, inocente, tierno. Date cuenta que ha sido víctima de su entorno. Pregúntale qué necesita para ser feliz, cómo lo tratan los adultos, cómo es su vida… Cuando lo puedas ver con ternura (puedes besarlo, acunarlo…), despídete de él y deja que se vaya o, si lo deseas, hazlo muy pequeño e introdúcelo dentro de tu corazón.

Antes de acabar la meditación vuelve a centrar tu atención en la respiración e imagina que atraviesas, como si fueses un rayo de luz blanca, el tiempo y te proyectas feliz y notando el amor y la energía que eres, en el futuro.

image
Al acabar la meditación, busca un rincón hermoso para depositar las cenizas de las cartas. Si lo deseas puedes dibujar con tu dedo un corazón o un pájaro que se aleja volando libre usando las cenizas como pintura.

image

Es un ritual sanador muy intenso y como te he dicho de una gran trascendencia para ti. Te animo a que lo intentes, es un paso más hacia la vida conectada y consciente.

“Aceptar al padre y a la madre quiere decir permitirles ser como son.
Desear ayudar a cambiar a la madre o al padre es no aceptarlos como son.
Lo que me molesta de mi madre o de mi padre habla de mí.
Ninguna relación tiene culpa, a pesar de las apariencias.
Al perdonar obtengo el perdón, obtengo la libertad.
Yo ya soy. – Daniel Gabarró”

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s