Transformación: Después del Zen

 

image

Ayer tuve un momento  Zen. Un momento de máxima conexión entre la esencia de la vida y mi propia esencia. Una toma de conciencia desde la sabiduría infinita para experimentar el poder de los aceites esenciales desde el corazón, un elixir para la mente, el cuerpo y el espíritu.

Posiblemente recibiera una sobredosis de principios activos procedentes de todos esos aceites esenciales que inhalé. Tal vez me embriagué con tal concentración de esencia pura de vida en mis manos que perdí un poco el norte. Quizás simplemente me dejara llevar por los efectos de ese primer encuentro con mi Kit de aceites esenciales de Young Living, que, como si de una primera cita de enamorados se tratara, me dejó flotando en las nubes.

Hoy he vuelto a poner los pies en la tierra. La vida sigue después del Zen. Soy madre de dos hijas de 9 y 11 años, actualmente  sin la presencia física de mi marido para criarlas. Hace seis meses me comprometí a ayudar a mi madre en su negocio para dar una inyección de fluidez a mi economía y ya de paso sanar nuestra relación. Pero ahora no sé cómo salir de esta espiral por la que me levanto a las 4:30 de la mañana de lunes a sábado para ir a trabajar a un bar de carretera. Son menos de cuatro horas, pero cuando llego a casa para despedir a mis hijas antes de irse al colegio, tengo que preparar el espacio y estar lista a las 9:30 para recibir a mis alumnos  y darles su clase de Yoga matinal. Después de más de cuatro años enseñando, cuento con la bendición de poder sentarme en mi esterilla y fluir con la energía sin a penas preparar la clase, es increíble cómo puedo transformarme tan profundamente de una situación a otra y cumplir como una maestra. Cuando se van los alumnos, entro como una bala en el papel de ama de casa. La comida debe estar lista para cuando llegan las niñas del colegio, a eso de las 12:40, porque inmediatamente después vuelvo al bar de mi madre para el servicio de mediodía. Entonces regreso a casa por la tarde para enfrentarme a lo que toque según la jornada. Como profesora de yoga, doy clases particulares lunes y miércoles a domicilio, solo una clase, esos días me permito cenar a una hora decente con mis hijas. Los martes y los jueves por la tarde doy dos clases de yoga más en mi casa, entre medio de las cuales tengo que preparar la cena a mis hijas y encargarme de que hayan hecho sus deberes, hablar con mi marido que está trabajando en Escocia y atender otras necesidades que siempre hay. Cuando acabo son casi las 11 de la noche. Por suerte, los viernes me los reservo sin clases para poder descansar y dedicarme al ocio, aunque rara es la vez que no tengo algo pendiente.

Esta última semana me he tragado todos los vídeos de la formación de 30 días que ha hecho mi grupo de negocio de Young Living. No me preguntes cómo ni cuándo he podido hacerlo, hasta yo misma me sorprendo de lo que puedo llegar a aprovechar el tiempo. He considerado oportuno empaparme a cerca de las claves de este negocio mientras voy introduciendo los aceites esenciales en mi vida. La primera impresión es de vértigo.

“Hay una de trabajo impresionante”, pienso. “¿Cómo me lo voy a hacer? Es físicamente imposible para mí”. “¿Dónde demonios me he metido? ” He picado otro anzuelo y se me desvanece el sueño”… Basta!! Ayer fue la mente positiva, hoy es mi mente negativa. Iros a tomar viento las dos.

No se me ocurre nada mejor que ponerme unas gotitas de StressAway en los puntos vitaflex (muñecas, orejas y nuca), cerrar los ojos y respirar profundo mientras permito que la respuesta llegue….. Y vaya si llega…

“El trabajo ya está hecho, tú solo tienes que experimentar el poder de los aceites, dejar que ellos actúen y empezar a compartirlo de esa manera que solo tú sabes hacer”. ..Waheguru!! Por fin mi mente neutral.

Me viene a la cabeza este proverbio, no se muy bien de  dónde procede, pero se me quedó grabado la primera vez que lo leí:

” Antes del Zen, las montañas eran montañas y los árboles eran árboles.
Durante el Zen, las montañas eran tronos de los espíritus y los árboles eran las voces de la sabiduría.
Después del Zen, las montañas fueron montañas y los árboles fueron árboles.”

Si hay algo verdaderamente importante que he aprendido a lo largo de todos estos años de camino espiritual es a reconocer mi voz interior, confiar en ella, trabajar duro por mi propósito y tener paciencia. Sobre todo esto último, paciencia.

Ya me lié la manta a la cabeza no sólo una vez, si no dos, y lo dejé todo para hacer aquello que en su momento creí era lo mejor para mí. En ningún caso fui completamente feliz. Siempre faltaba algo. Unos cimientos firmes. Una base sólida sobre la que asentar mi negocio. Una seguridad en mi misma y en el proyecto. La seguridad en mi misma la adquirí gracias al yoga, me siento Infinitamente ilimitada y capaz de cualquier cosa. La seguridad en el proyecto me la da  ahora Young Living. Este es un proceso que ya inicié hace unos meses, necesitaba una estabilidad económica y la he alcanzado. Ahora quiero más que estabilidad, quiero verdadera abundancia. Por eso trabajo duro, para mostrarle al Universo lo que estoy dispuesta a dar, todo lo mejor que hay en mi, de manera que  inevitablemente me  llegue de vuelta todo lo que me corresponde. Creo fervientemente que la energía se mueve de esta manera. Es un intercambio. Yo pongo a diario toda la que tengo, entregándome generosamente y me sintonizo con la frecuencia de la prosperidad.

El primer paso es reconocer donde estas. Volver al momento después del zen, a tu realidad. No tomar ninguna decisión drástica y estar muy presente en cada momento. Vivir mi vida como hasta ahora, mi trabajo personal, mi familia, mis clases, mi casa… Y permitir que los aceites esenciales hagan su propio trabajo incorporándolos a mi vida.

He limpiado toda mi casa con unas gotitas de Thieves y Citrus Fresh diluido, desinfección y brillo. En el difusor he utilizado varios aceites, dependiendo del momento. StressAway me está ayudando mucho a lidiar con todo. Utilizo FrankIncense mezclado con aceite de Argan para mi rostro y el cuello, estoy fascinada con mi aspecto. A mi hija mayor le ha encantado Peppermint para ayudarla a concentrarse en los deberes y he conseguido aliviar milagrosamente los síntomas de una bronquitis en la pequeña masajeando sobre su pecho con una mezcla de Purification, R.C y Thieves tres veces al día. También he de decidido tomar agua mineral con unas gotitas de Aceite esencial de Limón, como alcalinizante. Me tomo un vaso nada más levantarme y otro antes de cada comida. También le pongo Limón al agua que voy bebiendo durante el día. La sensación de bienestar es mayor, mis digestiones no me dan problemas y me apetecen alimentos más sanos. Esto me alegra muchísimo, pues de un tiempo a esta parte había descuidado un poco mi alimentación y estaba sufriendo las consecuencias. Como profesora de yoga, para mí es esencial mantener una vibración lo más alta posible.

Estoy deseando comprar Ningxia Red, definitivamente este producto jamás debe faltarme. Lo he tomado durante cinco días gracias a una muestras que adquirí y me he sentido con más energía y vitalidad que nunca. Sé que si sigo así, comprometida y disciplinada no habrá nada que me detenga.

Por ahora este es mi plan. Exprimir la vida al máximo, como en el proceso de elaboración de los aceites esenciales. Sacar todo el jugo de cada situación sin descuidar nada. Las oportunidades están en todas partes. Sin planearlo, encuentro las ocasiones donde poder hablar de los productos con personas distintas. Me satisface enormemente poder ayudar a otros compartiendo los aceites. He dado algunas muestras a familiares y amigos con total convicción de lo mucho que van a recibir. Me siento Infinitamente creativa y prácticamente sin esfuerzo le voy dando vida a este blog, en el que deseo puedas inspirarte. Estamos creando cimientos.

Reconozco que lo que anduve ayer me trajo hasta aquí, acepto que hoy estoy donde quiero estar y camino con la determinación de que mis pasos me llevarán a donde quiero estar mañana.

Y tu, donde quieres estar?

María Isabel Ariza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s